Jet d'eau on Lake Geneva
Pin This
Open Media Gallery

© 123rf.com / Kheng Guan Toh

Guía de viaje de Ginebra

++0100
Hora local en Ginebra

Ginebra ha sido durante mucho tiempo, la ciudad más cosmopolita de Suiza. Situada en la parte suroccidental de Lac Léman (el lago más grande del país) y junto al Rhône, Ginebra es el punto de partida de los barcos de vapor del lago. Si llega a la ciudad por agua, podrá evidenciar lo bien situada que está la ciudad, entre montañas y colinas. El río parte en dos a la ciudad - algunos se refieren a la margen derecha del río (Rive Droite) como la parte norte y la margen izquierda (Rive Gauche) como la parte izquierda. El centro de la ciudad se reparte por ambas orillas, con la estación de tren y los suburbios en el norte del río y el casco antiguo (Vieille Ville) en el sur del río.

Se sabe de la existencia de Ginebra desde los tiempos neolíticos y pasó a ser una ciudad imperial en 1032, bajo el reinado del Emperador Conrado II, antes de conseguir la independencia en 1530 y unirse a la Confederación Suiza en 1814. Ginebra mostró una gran tolerancia religiosa durante la Reforma y eso es algo que influenció en su desarrollo. Durante siglos, los exiliados políticos y religiosos procedentes de otros países, eligieron a la ciudad como su refugio, desde los regicidas ingleses del siglo XVII hasta Lenin a principios del siglo XX. Incluso la manufactura de relojes fue acuñada por uno de los exiliados religiosos más intolerantes, John Calvin, que residió en Ginebra desde 1541 hasta su muerte en 1564. Esta extraordinaria mezcla de nacionalidades, junto con el hecho de que la mayoría de inmigrantes tenían una buena disposición intelectual, llevó al establecimiento de diversos centros de estudio. Por eso Ginebra se convirtió en uno de los mejores sitios para el estudio, donde las familias acomodadas mandaban a sus hijos/as para completar su educación.

La famosa neutralidad de Suiza hizo que las organizaciones internacionales establecieran sus sedes en Ginebra, que ahora cuenta con más de 200, y por ello la comunidad extranjera representa un tercio de la población. El catalizador para elegir Ginebra como sede fue la decisión de 1919 de establecer en la ciudad la sede de la Liga de Naciones, predecesora de las Naciones Unidas. Aunque las Naciones Unidas se mudaron a Nueva York en 1945, Ginebra ha mantenido su sede europea aquí. Otras organizaciones importantes con sede en la ciudad son: el Comité Internacional de la Cruz Roja (fundada por el suizo Henri Dunant en 1864) y la Organización Mundial de la Salud.

La ciudad es también un importante centro financiero (una "ciudad de riqueza furtiva" como el actor británico Robert Morley dijo una vez) y juega un papel significativo en la manufactura de relojes, instrumentos científicos, joyas y alimentos. Todo esto ha contribuido a que sea una ciudad bastante cara para vivir o visitar, aunque tiene mucho que ofrecer al visitante, especialmente el casco antiguo y algunos museos. Ginebra es una ciudad eficiente y limpia. Su excelente sistema de transporte público, junto con la facilidad y el placer de poder caminar por el centro, hace que el tener un coche en la ciudad sea una inconveniencia más que una ventaja.

La ciudad goza de un clima templado centroeuropeo con pocas lluvias. Ginebra ofrece buenos hoteles, excelente comida y entretenimiento. Bajo la estereotípica capa de diamantes y relojes, sin embargo, uno encuentra una sociedad tolerante y segura; los genoveses son un poco como los ingleses, reservados y educados.