San Diego harbour
Pin This
Open Media Gallery

© Creative Commons / peyri

Guía de viaje de San Diego

-0800
Hora local en San Diego

Sol, surf y un magnífico enclave son los elementos que la mayoría de los visitantes identifican con San Diego. Ubicada en el vértice septentrional de la costa de California, la ciudad goza de sol a lo largo de todo el año y de un clima templado durante el invierno. La mayoría de los que visitan la ciudad vienen atraídos por el buen tiempo y por experimentar la vida en este paraíso californiano. Rodeado de penínsulas arenosas (que los lugareños califican de "islas"), San Diego es un buen lugar para pasar unas vacaciones. Las impecables playas (como las de la resguardada costa de la isla de Coronado) y los modernos barrios comerciales, donde se entretienen los más pudientes y que dan a la acantilada joya de San Diego, La Jolla, son dos elementos únicos que posee esta ciudad.

SeaWorld, en la orilla de Mission Bay, es otra atracción única. Es la salida al océano más cercana a la ciudad y, de alguna forma, constituye el símbolo que representa San Diego. Es el centro donde se coordinan numerosos programas de conservación y protección de la fauna marina, a la vez que un instrumento de educación que se ha convertido en la mejor marca de San Diego. La importancia del sol es patente al observar las multitudes de aficionados al surf que inundan la ciudad, en especial al norte de Mission Bay, donde abundan tiendas pequeñas , cafeterías y restaurantes en una zona playera que encarna la esencia del estilo de vida californiano.

Las comunidades históricas como Gaslamp Quarter (el primer barrio comercial de San Diego) y Little Italy, que en el pasado sustentaba una industria atunera de millones de dólares, son los núcleos de las artes visuales y representaciones. Una vez al año, los artistas del centro abren sus estudios y galerías al público para celebrar el legado artístico de la zona. La música es una parte esencial del carácter cultural de San Diego y es la protagonista de los festivales del barrio histórico de Gaslamp. Las obras de blues y jazz del músico Jim Croce son una parte vibrante de la cultura de la ciudad. Con docenas de organizaciones culturales, gremios de escritores y cooperativas artísticas, San Diego es uno de los centros artísticos más importantes del sur de California.

San Diego, en su día un próspero puerto pesquero, centra en la actualidad con gran éxito sus recursos y energía en el turismo. Más de 26 millones de turistas al año visitan San Diego desde todos los rincones del mundo. Su éxito como uno de los principales destinos turísticos de América del Norte debe mucho a su historia y a su estatus multicultural, así como a su increíble ubicación y escena artística. Considerada como el origen de California, San Diego fue fundada por una misión española del siglo XVIII encabezada por el Padre Junipero Serra. En 1769, Serra estableció la primera de varias misiones católicas sobre un montículo verde de lo que más tarde se convertiría en San Diego. A comienzos del siglo XIX, Serra estableció misiones por la costa de la Alta y Baja California, el territorio que ahora constituye la costa oeste de los Estados Unidos y México. El Presidio, nombre con el que se conoce la primera misión de California, es la herencia de los orígenes españoles de San Diego. Los altos muros del Presidio, los techos con azulejos y los cuidados jardines reflejan un sabor y arquitectura que se pueden apreciar a fecha de hoy en gran parte del sur de California.

Las influencias hispánicas aún son fuertes en la actualidad, ya que San Diego es encuentra a una hora escasa de la frontera con México. En todas partes hay muestras de esta fuerte relación con el mundo hispano, sobre todo en festivales transfronterizos como el Cinco de Mayo, el Festival Internacional de Cine de San Diego y el Festival de Cine Latino. A pesar de que su modesto origen se debe a los esfuerzos de un religioso español, en San Diego conviven más de una docena de creencias religiosas como el hinduismo, el islamismo o el judaísmo. San Diego no es una ciudad, es un mosaico de culturas, barrios y comunidades pequeñas y únicas. Es, en definitiva, el perfecto crisol de culturas americano.