Belem Tower on the Tagus River, Lisbon, Portugal
Pin This
Open Media Gallery

© www.123rf.com/Oleg Kozlov

Guía de Viaje de Portugal

Info
Área

92.345km².

Población

10,7 millones de habitantes (2011).

Densidad de población

115,8 por km²

Capital

Lisboa

Gobierno

República desde 1910.

Jefe de Estado

Aníbal Cavaco Silva desde 2006.

Jefe de Gobierno

Pedro Passos Coelho desde 2011.

Electricidad

220 voltios CA, 50Hz. La corriente es de 110 voltios en algunas zonas del país y de 220 DC en algunas partes del sur. Los enchufes son de tipo continental con dos clavijas redondas.

Aunque un poco eclipsada por la vecina España, Portugal sigue siendo un paraíso a descubrir. El país está plagado de lugares declarados Patrimonio de la Humanidad, bien sea gracias a su naturaleza o por su legado cultural. Sus pueblos tradicionales y sus ciudades, mezcla de decadencia y espíritu cosmopolita, invitan a conocer Portugal, la tierra que fue una vez cuna de grandes navegantes.

La capital, Lisboa, y su hermana norteña, Porto, son ciudades para perderse y recorrer a pie sus bonitas plazas y barrios pintorescos u observar la vida en las calles desde el tranvía. Ambas comparten el encanto de sus boutiques, cafés frente al mar, bonitos restaurantes y una más que saludable vida nocturna. Ciudades más pequeñas como Évora, Coimbra, Guimarães y Braga también invitan al paseo, gracias a que han conservado casi intactos sus barrios medievales.

Fuera de las urbes el viajero puedo disfrutar de Portugal de mil maneras: viñedos centenarios, pueblecitos de piedra en las montañas, o simplemente en cualquiera de sus muchas playas. En la costa portuguesa se pueden encontrar desde impresionantes miradores en lo alto de acantilados, hasta tranquilas playas de dunas. Con estos alicientes Portugal es el paraíso del deporte al aire libre: senderismo, surfing, windsurfing, montar a caballo, buceo, golf o bicicleta de montaña.

Un concierto de fado (el equivalente portugués al blues) es la mejor manera de saborear el espíritu portugués, sobre todo lisboeta, junto con una copa de oporto. La oferta hotelera portuguesa también es magnífica: conventos medievales, casona en el campo, elegantes hoteles en la costa o apartamentos con estilo en los barrios históricos de las ciudades.