Lugares en Nueva Zelanda

Atención sanitaria y vacunas en Nueva Zelanda

Título Precauciones
Rabia

No

Malaria

No

Tétanos

Yes

Difteria

No

Hepatitis A

No

 No se requieren vacunas obligatorias para entrar en Nueva Zelanda, aunque es muy aconsejable tener la inyección del tétanos.

Los servicios médicos en Nueva Zelanda, tanto los públicos como los privados, son excelentes. Se recomienda viajar con un seguro médico desde el país de origen.
Las visitas al médico en Nueva Zelanda hay que pagarlas, al igual que los medicamentos. Los dentistas y la estancia en hospitales son muy caros.
Por último, si llevas medicinas contigo asegúrate que también posees el certificado del médico para evitar problemas con las autoridades neozelandesas.

Qué comer

El agua del grifo se puede beber con tranquilidad. La leche y los productos lácteos están pasteurizados. La carne, pollería, pescado, marisco, frutas y verduras son de buena calidad y se pueden consumir con tranquilidad.

Otros riesgos

Animales: Los tábanos son muy comunes en todo el país, peor especialmente en el sur, alrededor de Fiordland. La picadura no es venenosa, pero es muy dolorosa. Un buen repelente que no dañe el medio ambiente reduce considerablemente el riesgo de picadura.
El único animal peligroso en el país es la araña katipo. La picadura puede ser fatal si no se trata a tiempo. El antídoto, sin embargo, está fácilmente disponible en todo el país.

Desastres naturales: Su situación geográfica dentro de una zona altamente sísmica, hace que Nueva Zelanda se vea afectada periódicament por terremotos y erupciones volcánicas. algunos de ellos con efectos devastadores.
El consejo general si se produce un terremoto es refugiarse debajo de un mesa o similar; si estás fuera mantente alejado de edificios,  árboles y formaciones rocosas que pudieran desplomarse. Y por supuesto, siempre seguir las indicaciones de las autoridades competentes.

Otros riesgos: Las vacunas conra la tuberculosis y hepatitis B son, a veces, recomendables. 
Debido a que sobre Nueva Zelanda la capa de ozona es muy fina, el riesgo de quemaduras solares es muy alto, más que en otras partes del planeta. Sombrero y una crema de alta protección solar son imprescindibles. Hay que tener muy en cuenta que Nueva Zelanda tiene uno de los porcentajes más altos de cancer de piel de todo el mundo.

Por otro lado, el país también experiementa temperaturas muy bajas, con vientos fuertes, lluvia y nieve en algunas zonas durante los meses de invierno.