Lugares en Nueva Zelanda

Historia, lengua y cultura de Nueva Zelanda

Historia de Nueva Zelanda

Según la leyenda Maorí, Nueva Zelanda fue creada por el semi-dios Maui-Tikitiki-a Taranga, desde las tierras polinesias de Hawaiki. Mientras estaba pescando, y usando su mandíbula mágica cómo anzuelo y su propia sangre como cebo, Maui capturó un gran pez que se convirtió en la Isla Norte. La Isla Sur es la canoa que utilizó, mientras que el ancla pasó a ser la Isla Steward.

La historia oficial es bien diferente. Nueva Zelanda fue colonizada hace más de 1.000 años por los maoríes de la Polinesia. Los maoríes eran una tribu dirigida por jefes que se sucedían de manera hereditaria y con una casta sacerdotal muy poderosa. Estas tierras fueron descubiertas por el holandés Abel Tasman en 1642, pero no fueron ni colonizadas ni exploradas hasta la llegada del Capitán Cook entre 1769 y 1779. Los primeros misioneros llegaron en 1814 y 1841, para después establecerse la colonia británica de Nueva Zelanda. Wellington fue fundada poco después.

En 1840 se firmó el Tratado de Waitangi, por el que se llegaba a un acuerdo sobre las tierrras entre maoríes y británicos, a la vez que se transfería Nueva Zelanda a la corona británica. En resumen, se estableció que la ley británica regiría desde entonces en el país, pero se garantizaba la autoridad maorí en sus propias tierras.  

Nueva Zelanda dispuso de un autogobierno en 1852 y ganó el reconocimiento de gobierno autónomo del Imperio Británico en 1907. El país se convirtió en miembro independiente de la British Commonwealth en 1947. La reina Isabel II permanece como jefe del estado, aunque no tienen ningún papel activo en los asuntos del país.

A fines del siglo XIX se desarrollaron las inversiones, las comunicaciones y la producción agrícola. En 1893, Nueva Zelanda fue el primer país en otorgar el voto a las mujeres. 
Además de la Commonwealth, es también mienbro de otras organizaciones internacionales como ANZUS que es la alianza militar que une Australia, Nueva Zelanda y los Estados Unidos.

Las relaciones con los occidentales se deterioraron cuando el Primer Ministro laborista, David Lange, elegido en 1984, impidió que los buques de guerra ingleses o americanos con armas nucleares entraran en los puertos neo-zelandeses. Mientras que en el ámbito internacional esta situación oponía este pequeño país a las principales potencias atómicas, en el ámbito interno Lange ponía en marcha reformas económicas radicales. Lange dimitió del puesto de Primer Ministro en agosto de 1989 y fue reemplazado por uno de los miembros de su gabinete, Geoffrey Palmer. Palmer a su vez dimitió en 1990, poco antes de las elecciones generales. Estas elecciones fueron ganadas por el partido de oposición, el National Party (Partido Nacional) que no habían ocupado el poder durante diez años. El nuevo gobierno cambió la política exterior y permitió que los navíos de guerra entraran en sus puertos. Sin embargo, la hostilidad con Francia continuaba a causa de las pruebas atómicas que este país llevaba a cabo en el Pacífico y del escándalo del Rainbow Warrior que tuvo lugar en 1985. Los militares franceses bombardearon el buque insignia de Greenpeace, el Rainbow Warrior, matando a una persona. Las pruebas nucleares francesas se terminaron en 1995 y Nueva Zelanda reaunudó las relaciones diplomáticas con Francia en 1997.

Tras una grave recesión económica a comienzos de los noventa, la economía logró recuperarse. En octubre de 1993 tuvieron lugar las elecciones generales y el National Party obtuvo la victoria con un margen bastante estrecho. Tras varias negociaciones el gobierno se mantuvo hasta las elecciones generales de octubre de 1996 en las que se aplicaba por primera vez la reforma electoral. El resultado fue un incremento de representantes del partido Maorí MP, que pasaron de seis a quince. Pero ningún partido obtuvo la mayoría absoluta; Se formó una coalición entre el National Party y el partido New Zealand First (NZF), que como su nombre indica tiene una marcada tendencia nacionalista. Jim Bolger siguió ocupando el cargo de Primer Ministro, con Winston Peters, líder del NZF como vice-primer ministro. Tras un período de descontento popular por una serie de recortes presupuestarios en el sector social y tras varias disputas en el seno de la coalición, Bolger dimitió de sus funciones en 1997 y fue reemplazado por Jenny Shipley que se convirtió así en la primera mujer Primer Ministro de Nueva Zelanda. Shipley se presentó a las elecciones dos años más tarde oponiéndose a otra mujer, la universitaria Helen Clark (conocida como 'Ice Spice'), líder del Partido Laborista. Esta última ganó las elecciones pero sin obtener la mayoría absoluta. Sin embargo, pudo formar un gobierno gracias al apoyo del pequeño partido verde de izquierda Alliance Party. El resultado se repitió en las elecciones más recientes celebradas en Julio de 2002.

En las elecciones generales de septiembre de 2005, el partido de la Primera Ministra Helen Clark obtuvo 50 escaños en el Parlamento, muy por debajo de los necesarios para tener la mayoría y sólo dos escaños más que el principal partido de la oposición, el National Party.
John Key, del National Party, ganó las últimas elecciones en noviembre de 2008 y formó un gobierno en monoría junto al ACT y los partido maoríes.

Gobierno:
El poder legislativo es unicameral, la Cámara de Representantes cuenta con 120 miembros elegidos por un mandato de tres años. Desde 1996, se aplica un sistema mixto de elección directa y proporcional. El Primer Ministro es el líder del partido que tiene la mayoría en la Cámara de Representantes. El Primer Ministro ejerce el poder ejecutivo y está a la cabeza del Consejo Ejecutivo. La reina de Inglaterra es el Jefe de Estado y está representada por el Gobernador General.

Cultura en Nueva Zelanda

Religión

El 55 % de la población es cristiana. Dentro de ésta, los cultos más importantes son el anglicano, presbiteriano, católico romano y metodista.

Idioma en Nueva Zelanda

Los idiomas oficiales son el inglés y el maorí; este último hablado por los maoríes, aproximadamente el 15 % de la población.