Comida y Bebida

La gastronomía de Luxemburgo combina elementos de la cocina alemana con el refinamiento de la cocina franco-belga. Los platos tradicionales incluyen: carré de porc fumé (carne de cerdo ahumada, alubias o chucrut), cochon de lait en gelée (lechón en gelatina) y jambon d'Ardennes (famoso jamón ahumado de las Ardenas). La preparación de la trucha, el lucio y el cangrejo es excelente. Los bollos, tartas y pasteles son también deliciosos; se recomienda la tarte aux quetsches. Algunos postres se preparan con licores locales, y en ciertos restaurantes se podrá degustar la omelette soufflée au kirsch (tortilla flambeada al kirsch). Se puede agregar un toque de quetsch, mirabelle o kirsch a las frutas. El aspecto de la mayoría de los restaurantes y bares es similar al del resto de Europa.

Bebida:
El vino blanco de Mosela se parece mucho a los vinos del Rhin, y es más seco que los vinos con sabor a frutas de la Mosela francesa. La cerveza es otra especialidad del país, además de una de sus industrias tradicionales. Algunas de las mejores marcas son Mousel, Bofferding, Diekirch, Funck y Simon. Hay también muchos licores locales y alcoholes fuertes como Eau de vie (45-50% de alcohol). La edad mínima para beber en los bares es de 17 años, y los que aún no hayan cumplido esa edad tendrán que ir acompañados de algún adulto cuando entren en bares y cafés. En general los bares están abiertos de 07.00 a 24.00 horas durante los días de semana, y hasta las 03.00 los fines de semana y festivos. Los clubs nocturnos están abiertos generalmente hasta las 03.00 de la madrugada.

Propinas

Las facturas generalmente incluyen un tanto por ciento en concepto de servicio pero si de desea se suele redondear la cantidad. Los taxistas esperan recibir una propina equivalente al 10% del importe del trayecto.