Cómo moverse por La Habana

Transporte público

Hay dos tipos de autobuses que operan por la ciudad, conocidos como guaguas y camellos. Ambos tipos están masificados y no tienen horarios fijos. La mayoría de los visitantes evitan utilizar este medio de transporte, a menos que estén familiarizados con las rutas. El billete se paga en cuanto se monte en el autobús. No hay muchos autobuses que operen por la noche, y a partir de las 10 apenas hay.

Taxis

Hay dos categorías de taxis en La Habana: los taxis para turistas, que cobran en pesos convertibles (CUC), y los taxis para los locales, que aceptan pesos cubanos. Los taxis turísticos oficiales son muy cómodos y cuentan con aire acondicionado.

Encontrarás taxis fuera de los hoteles principales o bien, los puede parar por la calle si lo desea. La tarifa suele ser de 1CUC por kilómetro, y el taxímetro debe encenderse justo al comienzo de la carrera. Se avisa a los visitantes que se suele cobrar un suplemento en el caso de que el taxi sea un coche superior (ej. Mercedes). Se recomienda dejar un 10% de propina como apreciación del buen servicio.  Una de las compañías de taxis más fiables es CubaTaxi (tel: (7) 855 5555).

Bicitaxis
Una agradable manera de desplazarse por la ciudad es mediante bicitaxi. Estos vehículos de dos plazas son parecidos a los cochecitos asiáticos con el conductor pedaleando al frente. Los encontrará por todos sitios, conque no hace falta ir a la busca de ellos. Las tarifas de éstos son similares a los taxis normales (alrededor de 1CUC por kilómetro).

En coche

El volumen de tráfico de La Habana es cada vez más grande y por eso conducir por la ciudad puede ser un tanto estresante. El funcionamiento de los semáforos (cuando realmente funcionan) es algo diferente, y muchos conductores no lo cumplen. También se puede torcer a la derecha en un semáforo en rojo, siempre y cuando la carretera esté libre de tráfico. La señalización de las carreteras es similar a la de Europa, sin embargo, a veces están un tanto descoloridas y son imposibles de leer, particularmente por la noche.

El sistema de carreteras de La Habana es muy sencillo, pero el mayor peligro lo suponen la gran cantidad de ciclistas y peatones que van por en medio de las carreteras. Por la noche se complica todo aún más, puesto que la mayoría de los ciclistas no llevan luces y el alumbrado es bastante limitado. El aparcamiento no es ningún problema, puesto que la mayoría de los hoteles tienen aparcamientos para el uso de sus clientes, sin embargo suelen cobrar por el uso de este servicio. Además hay pocas zonas en las que esté prohibido aparcar con que en general, La Habana no tienen ningún problema de aparcamiento. Sin embargo, en los hoteles donde el aparcamiento no es vigilado, conviene pagar al portero para que eche un vistazo a su vehículo por la noche. Los objetos de valor deben estar fuera de la vista para evitar tentaciones.

Alquiler de vehículos

Havanautos (tel: (7) 649 5195) y Cubacar (tel: (7) 649 9800) tienen mostradores en el aeropuerto. La mayoría de las compañías de alquiler de coches tienen oficinas en los hoteles más importantes de la ciudad. Las compañías que puede encontrar en la Habana Nueva son: Mi Car (tel: (7) 836 2020), Rex (tel: (7) 830 5919, ext 434) y Via (tel: (7) 554 954) en el Hotel Habana Libre, Havanautos (tel: (7) 833 3577) en el Hotel Riviera, Cubacar (tel: (7) 836 5910), Havanautos (tel: (7) 836 3402) y Mi Car (tel: (7) 835 7597) en el Hotel Nacional, y Transtur (tel: (7) 204 3236) en el Hotel Meliá Habana. Las compañías de alquiler de coches que se encuentran en La Habana Vieja son: Cubacar (tel: (7) 866 6507) en el Hotel Parque Central y Via (tel: (7) 866 9156) en el Hotel Sevilla.

La mejor manera de visitar los lugares fuera de La Habana es alquilando un coche, especialmente dada la poca formalidad del transporte público. Sin embargo, es una manera bastante cara de desplazarse por La Habana y por ello, la mayoría de la gente prefiere utilizar taxis.

La edad mínima para alquilar un coche suele ser los 21 años. No se necesita tener un permiso de conducir internacional, su permiso nacional es suficiente. El seguro del coche sólo se puede adquirir de manera local y una de las opciones es dejar un depósito, a modo de fianza, que le devolverán enteramente si devuelve el coche sin ningún daño. Recuerde que en Cuba, el conductor implicado en un accidente es siempre juzgado como culpable hasta que se demuestre lo contrario.

Todas las compañías de alquiler de coches de Cuba son locales, sin embargo, los modelos de coches son japoneses, coreanos o franceses. Antes de aceptar el vehículo, compruebe que sus piezas no están dañadas, como el parabrisas, las luces, las ruedas, etc., y que funcionan perfectamente.

Alquiler de bicicletas

Algunos hoteles alquilan bicicletas por una media de 10CUC por día y es la mejor manera de desplazarse, aunque no se recomienda montar en bicicleta por la noche. Las bicicletas de alquiler son también de importación y no suelen estar muy bien conservadas. El estado de las calles no es tampoco muy bueno, suelen tener muchos baches que no se pueden apreciar por la noche. También se pueden alquilar motocicletas en los complejos turísticos pero tan sólo se pueden utilizar por los alrededores.