Atención sanitaria y vacunas en Japón

Título Precauciones
Rabia

Aconsejable si se va a permanecer largas temporadas en zonas habitadas por murciélagos

Hepatitis A

No

Tifoideas y polio

No

Difteria

No

Malaria

No

Se recomienda la vacuna de la rabia si la estancia va a ser más  o menos prolongada en áreas con murciélagos.

Debido al alto coste del tratamiento médico en Japón, se recomienda contratar un seguro médico de viajes en el país de origen. La Asociación Internacional para la Asistencia Médica a los Viajeros proporciona médicos que hablan inglés (www.iamat.org). El servicio de emergencia para ambulancias es el 119, y es muy recomendable pedir asistencia a un japonés o a alguien que hable el idioma con cierta fluidez, ya que lo más probable es que los operadores de emergencia no hablen inglés (y mucho menos español).

Si necesitas llevar medicamentos cuando entres en el país, asegúrate de que estén en su caja correspondiente, con el etiquetado bien claro. Cantidades más grandes, o incluso ciertos aparatos de asistencia, pueden requerir un certificado médico, que se puede obtener antes de entrar en Japón. Para más información, consultar la página web del Ministerio de Trabajo y Salud japonés, www.mhlw.go.jp.
Finalmente, como advertencia, en Japón los medicamentos que contengan estimulantes o codeína están totalmente prohibidos. Tampoco está permitido usar los descongestionantes nasales, tipo Vicks.

Qué comer

Si se viaja a la zona cerca de la central nuclear de Fukushima, afectada por el tsunami de 2011, lo más aconsejable es llevar tus propias provisiones de agua y comida. Aunque los supermercados nacionales venden productos originarios de la zona de Fukushima, éstos deberían evitarse. Por el momento, en Japón no hay un sistema centralizado de pruebas radioactivas en comida contaminada y, además, existen serias discrepancias entre las autoridades japoneses y los organismos internacionales sobre los niveles de radioactividad permitidos en la comida. 

Tras el accidente nuclear, el agua del grifo en Tokio fue declarado no apto para consumo, aunque ahora han levantado la prohibición. En otras partes de Japón no hay problema de consumo ni de productos alimenticios ni del agua.
Un regla de oro, sin embargo, es comer pescado y marisco crudo en establecimientos totalmente reconocidos como seguros, y ser muy consciente del riesgo de infecciones parasitarias si la comida no ha sido preparada correctamente.

Los brotes de E-coli suelen ocurrir en los meses de verano, cuando se consumen productos perecederos sin haberse conservado en neveras, sobre todo en los puestos de comida de festivales al aire libre. 

Otros riesgos

Epidemias de gripe y sarampión han ocurrido en los últimos años. Se recomienda la vacunación contra la hepatitis B y la tuberculosis. También se han dado casos de tifus en valles cerca de algunos ríos y se han producido casos de encefalitis japonesa. Si se va a permanecer más de un mes en zonas rurales, es muy recomendable la vacunación.