Traditional timbered houses, Frankfurt
Pin This
Open Media Gallery

© 123rf.com

Guía de viaje de Fráncfort

++0100
Hora local en Fráncfort

Fráncfort del Meno (Frankfurt am Main) es la quinta ciudad de Alemania en tamaño y constituye un importante centro financiero tanto en Alemania como en el extranjero. La potencia económica de Fráncfort viene dada por su situación geográfica, que la convierte en un centro de distribución clave, además de por su estatus como una de las principales ciudades dedicadas a la organización de ferias internacionales y otro tipo de congresos. Ubicada en el centro de la productiva región de Rin-Meno, justo en el centro de Europa, la ciudad no sólo es el corazón financiero de Alemania desde donde se bombean euros a la economía mundial, sino también de la Unión Europea.

Con primer asentamiento en la zona desde el año 3000 a.d.C., Fráncfort posee una larga y exitosa historia en la trayectoria comercial debido, en principio, a su privilegiada ubicación geográfica en el río Meno y el Fráncfort Messe (feria). Esta feria se viene celebrando desde el siglo XII (aparece en un manuscrito judío del año 1160) y la ciudad recibió un nombramiento imperial en 1240 para celebrar una feria anual de comercio. El nombre de la ciudad data del año 500 a.d.C cuando los francos dominaban la zona y el asentamiento, que se hallaba a lo largo de la ruta de Main Fort, empezó a conocerse como "Franconovurd".

El prestigio político y cultural de Fráncfort se basa en una afortunada historia de acontecimientos decisivos. En 855 fue elegida ciudad en la que se coronarían los futuros monarcas. Desde 1562, las coronaciones del emperador alemán tuvieron lugar en la catedral de la ciudad, San Bartolomé. La Frankfurt Börse (Mercado de Valores) comenzó su andadura en 1585 y se trasladó a la Börsenplatz, su emplazamiento actual, en 1879. En 1815, Fráncfort se proclamó ciudad libre e integrante de la Confederación Alemana y se estableció el Budestag de Fráncfort como el más alto órgano ejecutivo. La universidad de Fráncfort, que tomó el nombre del hijo predilecto de la ciudad, Johann Wolfgang Goethe, en 1932, se inauguró en 1914, justo antes de que estallara la guerra que cambiaría para siempre la configuración de Alemania y de Europa.

Puesto que las aspiraciones políticas de Fráncfort se desvanecieron con la elección de Bonn como capital de la República Federal en 1949, la ciudad puso toda su energía en la posguerra en desarrollar su vocación financiera. Los modernos rascacielos de los bancos y las grandes empresas en el céntrico barrio financiero simbolizan la potencia económica de Fráncfort, a la vez que crean un perfil de la ciudad más propio de una urbe norteamericana que de una ciudad europea. "Bankfurt" o "Mainhatten", como se la conoce, alberga algunos de los edificios más altos de Europa, incluyendo la torre Commerzbank, de 300 m (984 pies) de altura. Estos modernos gigantes han reemplazado zonas de la antigua ciudad, que fue destruida por los bombardeos de los Aliados a finales de la II Guerra Mundial. No obstante, en la actualidad aún hay en pie ejemplos de la Fráncfort de la preguerra como son los reconstruidos edificios de Römerberg, que incluyen la catedral y el Römer, el ayuntamiento de la ciudad desde 1405. Fráncfort tiene el segundo aeropuerto con más tráfico de Europa tras Heathrow en Londres y además constituye una importante intersección en la red nacional de carreteras y ferrocarril, lo que convierte a la ciudad en uno de los núcleos de transportes y comunicaciones internacionales. No sólo es sede del Banco Central Europeo y de otros muchos bancos, sino también de cientos de empresas como las de los magnates de la industria editorial de Alemania y otras empresas líderes de los sectores de las relaciones públicas, marketing, medios de comunicación y telecomunicaciones. Como señaló Arthur Schopenhauer en 1843 (1788-1860) "aquí se ve y se oye lo que ocurre en el mundo".

La mayoría de los visitantes de Fráncfort acuden a la ciudad con motivo de las numerosas ferias, exposiciones y congresos. Entre las más importantes en el circuito internacional se encuentra la Feria Internacional del Libro (Buchmesse Frankfurt) y ACHEMA (ingeniería química, protección medioambiental y biotecnología). Pero para sorpresa de muchos, Fráncfort tiene otra cara para mostrar a sus visitantes. Como lugar de nacimiento del escritor más venerado de Alemania, Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832), la ciudad intenta por todos los medios deslumbrar con su pedigrí cultural. Los excelentes museos, las actuaciones de primer nivel y los festivales locales atraen a los cultos visitantes lejos del salón de juntas y las salas de exposiciones.
El clima de la ciudad es en general suave y equilibrado. Los días de verano son cálidos, y algunas veces lluviosos, y las temperaturas llegan a sobrepasar los 30ºC (90ºF). En invierno las temperaturas oscilan entre los -10ºC (14ºF) y 10ºC (40ºF).