Lugares en Egipto

Historia, lengua y cultura de Egipto

Historia de Egipto

Historia: La historia de Egipto, es una de las más antiguas y apasionantes del mundo, y su posición en Oriente Medio sigue siendo tan crucial ahora como lo era en el cuarto milenio antes de Cristo. La unificación de los reinos Superior e Inferior en 3180 A.C. marca el punto de partida de la historia egipcia. Entre los años 3000 y 525 a.C. los reinos unidos del Alto y Bajo Egipto estuvieron controlados por una ininterrumpida sucesión de gobiernos. Este período es conocido como Reino de Oro (cuando se construyeron las pirámides de Giza), Reino Medio, Nuevo Reino (cuando los israelitas dejan Egipto) y el Período Avanzado (cuando Egipto perteneció al Imperio Persa).

En 332 a.C. el gobernante macedonio Alejandro Magno (356-323 a.C.) erige una nueva dinastía griega. Desde el año 30 a.C. el territorio fue una provincia romana, y después de 395 D.C. fue administrada desde Constantinopla. Durante la dominación grecorromana, Alejandría (Al-Iskandariyah) fue uno de los centros culturales de mayor influencia en el mundo clásico y su famosa biblioteca -la mayor del mundo, hasta su incendio en la época de César- reunía a los más destacados filósofos, científicos y literatos de la época. En el año 642 de nuestro tiempo, cuando los árabes conquistaron el país, poco quedaba de ese esplendor y, al igual que otros pueblos, los egipcios adoptaron la religión musulmana y la lengua árabe.Tres siglos después, bajo el gobierno de los califas fatímidas la nueva capital, El Cairo (Al-Qahirah), se convirtió en uno de los más brillantes centros intelectuales del mundo islámico, atrayendo hacia su universidad sabios y estudiantes de todas partes, en particular de todos los rincones del Africa musulmana.



Entre los siglos X y XV beneficiandose de su situación geográfica, Egipto, se convirtió en el centro del comercio entre Asia y el área mediterránea, incluyendo en ésta a venecianos y genoveses. No fue obstáculo para este activo intercambio la presencia de los cruzados europeos en Palestina, entre los siglos XI y XIII y el estado de guerra casi constante.Una vez expulsados los cruzados, la nueva potencia emergente en el mundo islámico, el sultanato de los turcos otomanos, a principios del siglo XVI conquistó Egipto. Coincidentemente, la apertura de la ruta naval Europa-Lejano Oriente por el Cabo de Buena Esperanza terminó con el monopolio que Egipto tenía gracias a su dominio del mar Rojo y se inició un período de decadencia económica. Hasta el siglo XIX el dominio turco fue poco más que nominal. El poder efectivo estaba en manos de los jefes mamelucos. En 1805 asumió el poder Mohamed Alí, un jefe militar albanés, que eliminó a los jefes mamelucos por medios drásticos y estableció un régimen centralizado. Reorganizó el ejército y creó el monopolio estatal del comercio exterior de la caña de azúcar y del algodón. Egipto amplió su autonomía, Mohamed Alí, se declaró sultán y se establecieron las bases de una economía moderna. Durante la administración de los sucesores de Mohamed Alí, Egipto aumentó su dependencia de Europa. El deterioro económico llegó a tal punto que en 1874 para pagar las deudas se tuvieron que vender a Gran Bretaña todas las acciones del Canal de Suez (Canal de As-Sways), construído en sociedad con los franceses entre 1860 y 1870. La situación continuó deteriorándose, los préstamos se sucedieron y en 1879, las potencias impusieron la creación de una Caja de la Deuda Pública, dirigida por un ministro egipcio, uno francés y otro inglés, que asumió la administración de las finanzas del país. El control británico se ejerció hasta 1936. Durante los diez años siguientes, Egipto fue independiente pero bajo la supervisión británica. El descontento de la población culminó con una revolución de jóvenes oficiales, dirigidos por el coronel Gamal Abdel Nasser. Tras haber consolidado su posición como Presidente, Nasser nacionalizó el Canal de Suez, lo cual llevó en 1956 a la crisis del Canal de Suez, durante la cual las fuerzas francesas, inglesas e israelís intentaron derrocar al gobierno pero fracasaron en el intento.



El fracaso de esta operación reforzó el poder de Nasser y su visión de una liga árabe libre de las influencias occidentales. Las disputas entre los países árabes no permitieron que esta unión se hiciera realidad. La derrota de las fuerzas árabes en Israel durante la guerra de los Seis Días privó a Egipto de la península del Sinaí y de la franja de Gaza, territorios que fueron recuperados gracias a la derrota de Israel en la guerra de Yom Kippur en 1973, cuando se firmaron los acuerdos de Camp David en 1979. Los acuerdos fueron firmados por el sucesor de Nasser, Anwar El-Sadat. El fundamentalismo islamista, tras la revolución iraní, ganó terreno en Egipto y el asesinato de Sadat en 1981 desató una ola de violencia. Hosni Mubarak sucedió a Sadat. El acercamiento con el mundo árabe, especialmente con Arabia Saudita, en la Cumbre de Amman en 1987, permitieron el reconocimiento de Mubarak dentro de la comunidad árabe.



Egipto intervino en las negociaciones de paz entre Israel y Palestina y en los acuerdos de 1993. Desde entonces Egipto y el mundo árabe se impacientan por el ritmo al que avanzan las negociaciones y consideran a Israel responsable de esto. El boycot de algunas reuniones internacionales han sido entre otros algunos de los gestos del gobierno egipcio para mostrar su desaprobación. Las relaciones con los Estados Unidos, se han mejorado gracias al aumento de las ayudas financieras americanas. La elección de Ehud Barak en Israel, dejaba presagiar una solución al conflicto israelo-palestino. Otra de las principales preocupaciones del gobierno es el incremento de las fuerzas de los islamistas fundamentalistas. Mubarak, es consciente de que las dificultades económicas y sociales hacen parecer el islamismo la única solución para miles de jóvenes egipcios. A lo largo de 1995, Mubarak no pudo encontrar una solución al enfrentamiento con los fundamentalistas islámicos. En enero, el ministro del Interior al-Alfi concurrió a un encuentro de ministros del Interior de los países árabes para tratar la coordinación de la lucha contra los movimientos islamistas que recurren a la violencia. En noviembre, el oficialista Partido Democrático Nacional ganó las elecciones parlamentarias, en las que participaron todos los partidos reconocidos por el gobierno. Los comicios, realizados en un clima de violencia, otorgaron 416 de las 444 en juego al oficialismo y dieron lugar a numerosas denuncias por fraude. En enero de 1996, Mubarak nombró primer ministro a Kamal al-Ganzouri en reemplazo de Atef Sedki.


Los atentados de los grupos armados islamistas prosiguieron durante 1996 y 1997, así como la represión del gobierno contra todos los grupos integristas, incluso aquellos que criticaban el uso de la violencia, como los Hermanos Musulmanes. En noviembre de 1997, un comando de 17 islamistas mató a 60 turistas extranjeros en Luxor. Muchos de los líderes islámistas abandonaron el país y algunos de ellos se relacionaron con la organización de Osama Bin Laden Al Qaeda, como algunos dirigentes de Jema´a Islamiya (una de las organizaciones militares más importantes).



El Presidente Mubarak, en el poder desde hace 24 años, gano con el 88,6 de los votos en las primeras elecciones presidenciales celebradas en septiembre de 2005. Las elecciones estuvieron marcadas por el escaso número de votantes, ya que sólo el 23% de los convocados acudió a votar. Mubarak, que previamente siempre había ganado en referendums de un sólo candidato, cambió el sistema de elección debido a las presiones de los EE.UU. y de algunos grupos nacionales.



La primera vuelta de las elecciones parlamentarias se celebrará el 9 de noviembre de 2005. La segunda vuelta está programada para el 20 de noviembre y la tercera para el 1 de diciembre.

Sistema político: El Majlis al-Sha'ab (Asamblea del Pueblo), de 454 miembros, tiene como funciones legislar y elegir y nombrar al Presidente de la república (el nombramiento es confirmado en un plebiscito popular). El Presidente es elegido por un mandato de seis años y es el representante del poder Ejecutivo. El Presidente nombra uno o varios vicepresidentes, al primer ministro y a los miembros del consejo de ministros. Los miembros de la Asamblea Popular son elegidos por cinco años. Existe también una Asamblea de Consejeros (Majlis ash-Shura) compuesta por 210 miembros.














Cultura en Egipto

Religión

La religión predominante es la islámica. También hay algunas minorías cristianas entre las que destaca la Iglesia Copta de Egipto.

Idioma en Egipto

El idioma oficial es el árabe. El uso del francés está muy extendido.